ACOMPÁÑAME

La familia Matarromera sigue creciendo

Me alegra compartir con vosotros la ilusionante noticia de que la familia Matarromera crece. En esta ocasión, la compañía que presido ha decidido reforzar su presencia en una comunidad tan bella como Galicia. Bella por sus paisajes y, como prueba, esta foto que me hicieron hace apenas unos días. Bella por toda la riqueza cultural y gastronómica que la caracterizan y por la que millones de turistas la visitan cada año. Y bella, sobre todo, por sus gentes. Esta misma mañana he firmado la adquisición de una bodega situada en el municipio de Castrelo de Miño, en Ourense, a orillas del Río Miño. Casar de Vide es el nombre elegido por la compañía para este ilusionante proyecto, que responde a nuestro deseo de buscar nuevos horizontes para elaborar vinos singulares de las marcas vitivinícolas más diferenciales de nuestro país. Nuestro principal objetivo en estas tierras es apostar por la elaboración de vinos blancos de uvas autóctonas que destaquen por su elegancia y sutileza, que transmitan frescura, delicadeza y que contribuyan a seguir aportando fama y reconocimiento internacional a la Denominación de Origen.

Me uno al reto de LG para reforestar España

Mi más sincera enhorabuena al equipo de LG y a su iniciativa #UnaPersonaUnÁrbol, con la que además de concienciar sobre la necesidad de cuidar el planeta y sobre la importancia del consumo responsable, se compromete a plantar un árbol por cada persona que participe en este proyecto. No he dudado ni por un segundo en sumarme a este desafío. El compromiso con el planeta forma parte de mi estilo de vida, una filosofía que he trasladado a mi compañía desde sus inicios y a todos los que formamos parte de ella. Os animo a todos a que os suméis a este reto cuyo objetivo es plantar 47 millones de árboles. Urge que nos concienciemos sobre la importancia de la repoblación como escudo para disminuir el efecto de las emisiones de CO2, el gas causante del cambio climático.

Las personas somos lo más importante

Ayer acogimos en Bodega Carlos Moro, en La Rioja, el programa cultural de RNE ‘El Ojo Crítico’ dirigido por el gran periodista Alberto Martínez. Como sabéis, cultivo un interés muy alto por la cultura y, desde la compañía, apostamos por ella en la medida que nos resulta posible. La tertulia de ayer fue especialmente agradable por dos motivos. Por un lado, por lo enriquecedor de la charla; y por otro, por los amigos que nos acompañaron. Fue un placer volver a tener en casa a nuestro querido Andrés Pascual y a su mujer, Cristina Benito. Además, conocí la labor tan fantástica que realiza la editorial Pepitas y descubrí novelas tan interesantes como ‘Lagunas’, de Sarah Hèpola. Hablamos de literatura, charlamos de vino y presumimos de iniciativas bonitas como nuestro ‘Brindis Literario’. Se trata de un certamen literario en el que colaboramos desde Bodega Carlos Moro que pretende maridar la cultura, el arte, la literatura y el vino. Pero además, una de las categorías de dicho certamen va dirigida a las personas con discapacidad intelectual. Porque yo siempre afirmo, bien alto, que el vino es importante pero la vida y las personas lo somos aún más.

Miguel Delibes, uno de mis escritores favoritos

Del escritor vallisoletano admiro muchas cosas pero, sobre todo, su limpieza de mente, su honestidad y el amor que sentía por la naturaleza. Miguel Delibes tenía especial predilección por el campo castellano, afición con la que me siento más que identificado. De hecho, una de sus obras más autobiográficas lleva por título ‘Mi vida al aire libre: Memorias deportivas de un hombre sedentario’. Sobre este libro ha versado el último Encuentro entre Vino y Literatura que hemos organizado en nuestras bodegas, en colaboración con El Norte de Castilla y con dos invitados de excepción: Elisa y Adolfo Delibes. Gracias a ambos por descubrirnos a un Miguel Delibes deportista, inteligente y, sobre todo, humano en el centenario de su nacimiento.

 

 

Presentación en el Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Castilla y León y Cantabria

El pasado 9 de mayo, tuve el inmenso placer de participar en la Tribuna Agropecuaria organizada por el Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Castilla y León y Cantabria. De todos los coloquios que he tenido en torno a mi último libro “Pasión por la tierra, pasión por la empresa”, este ha tenido un significado muy especial, ya que la ingeniería ha estado desde siempre muy presente en mi vida.

Durante la presentación hablamos de pasado, de presente y de futuro porque siempre debemos tener claro que la empresa que olvida su origen y su pasado, no puede vivir un presente sostenible y pensar en un futuro fructífero. Nuestras raíces se encuentran en la tierra, en el campo, en la agricultura, pero la innovación, la investigación y la ingeniería están presentes en nuestro día a día.

Puedes ver aquí la presentación que se retransmitió en streaming.