Nuestra lucha contra el cambio climático

La evolución de los datos sobre las emisiones de CO2, así como la calidad del aire que respiramos, han posibilitado que la comunidad científica (no sin polémica) concluyera la existencia de un cambio climático. El cambio climático es irreversible. Las consecuencias para la salud del hombre y la propia biosfera pueden ser devastadoras. El esfuerzo empresarial para articular proyectos contra el aumento de la temperatura en el planeta es más que necesario. Ahora se empieza a tomar conciencia, pero nosotros ya introdujimos este concepto en la compañía a principios de los 90. Entonces ya nos preocupó el consumo de energía y comenzamos a aplicar energías renovables; fuimos los primeros en instalar sistemas de producción fotovoltaica en autónomo; el primer cálculo de la huella de carbono de un producto en España fue de uno de nuestros vinos… Pero lo más importante es que esta filosofía no es marketing, de verdad creemos en ello y así lo dejamos patente en el 18 Foro que celebró Empresa Familiar sobre cambio climático, la semana pasada en Andorra. Allí tuvimos ocasión de presentar algunas de las medidas de nuestro plan Matarromera Sostenible en Planeta Tierra, Objetivo 2030. Para entonces nuestro consumo de energía será 100% procedente de renovables; conseguiremos minimizar nuestra huella de carbono un 30%; habremos obtenido el certificado de residuo cero o la utilización del papel se habrá reducido más de un 40%. Medidas cuantitativas para ‘arrimar’ el hombre a un problema ya irreversible.