Mis ideas sobre la despoblación en #SomosCyL2019

Hoy el periódico El Mundo ha organizado la Jornada “Somos Castilla y León”, en la que he tenido el placer de participar hablando sobre la despoblación. Entre las razones principales de la despoblación de nuestros pueblos podemos encontrar elementos esenciales que han deteriorado la capacidad de atracción y retención de personas en el entorno rural. En mi opinión, habría que destacar, al menos, cinco causas por las que esta desdicha está ocurriendo en nuestros pueblos:

La primera es de carácter social. Las pocas oportunidades de trabajo para los jóvenes con alta formación están derivando en un envejecimiento de la población.

La segunda causa, de índole administrativa, versa sobre la existencia de normativas que dificultan, o directamente impiden, el emprendimiento en zonas rurales.

Una tercera podríamos decir que es de naturaleza económica y a gran escala, señalando una inversión desigual tanto en infraestructuras como en promoción de lo urbano en detrimento de lo rural.

La cuarta causa es que existe un importante déficit tecnológico en relación a la conectividad, puesto que en los núcleos rurales es frecuente que nos encontremos con zonas con muy poca accesibilidad a internet y redes de comunicación.

Por último, señalo una quinta causa, que no es otra que el déficit existente en lo relativo a la sanidad, la educación, el ocio y la cultura.

Jornadas como esta nos dan la oportunidad de cambiar puntos de vista y de opinión. Tenemos mucho que avanzar y que trabajar para seguir luchando contra la despoblación. Todos debemos unirnos y aportar nuestro granito de arena. Entidades, medios de comunicación, administración públicas y empresas como es el caso de Bodegas Familiares Matarromera, asentadas en núcleos rurales y facilitadoras de empleo y de crecimiento económico, tenemos las bases y las riendas sobre las que podemos empezar a poner medidas destinadas a paliar la despoblación y a dar vida a nuestros pueblos, una auténtica fuente de riqueza en esta región.