La familia Matarromera sigue creciendo

Me alegra compartir con vosotros la ilusionante noticia de que la familia Matarromera crece. En esta ocasión, la compañía que presido ha decidido reforzar su presencia en una comunidad tan bella como Galicia. Bella por sus paisajes y, como prueba, esta foto que me hicieron hace apenas unos días. Bella por toda la riqueza cultural y gastronómica que la caracterizan y por la que millones de turistas la visitan cada año. Y bella, sobre todo, por sus gentes. Esta misma mañana he firmado la adquisición de una bodega situada en el municipio de Castrelo de Miño, en Ourense, a orillas del Río Miño. Casar de Vide es el nombre elegido por la compañía para este ilusionante proyecto, que responde a nuestro deseo de buscar nuevos horizontes para elaborar vinos singulares de las marcas vitivinícolas más diferenciales de nuestro país. Nuestro principal objetivo en estas tierras es apostar por la elaboración de vinos blancos de uvas autóctonas que destaquen por su elegancia y sutileza, que transmitan frescura, delicadeza y que contribuyan a seguir aportando fama y reconocimiento internacional a la Denominación de Origen.