El empresario, centro y motor del desarrollo económico y social

He tenido el inmenso placer de participar en la cumbre ‘Empresas Españolas Liderando el Futuro’, organizada por la CEOE, con la participación de algunas de las grandes empresas de nuestro país. En nuestro caso, junto a algunas empresas referentes del sector agroalimentario. A ellas me he referido al inicio de mi intervención con un mensaje que priorizo, de nuevo, a través de estas líneas. Mis más sinceras felicitaciones a mis colegas del sector por el trabajo, el esfuerzo y la respuesta que han demostrado a lo largo de esta crisis, garantizando en todo momento el acceso a sus productos. El agroalimentario ha sido y es un sector estratégico en esta crisis, con industrias de pequeña dimensión pero de carrera larga, y que saldrán en cabeza de esta situación.

Pero es importante que se valore la figura del empresario puesto es el centro y motor del desarrollo económico y social y necesitamos que exista voluntad e interés. En este sentido, he reclamado algunas cuestiones a lo largo de mi intervención que considero vitales como, por ejemplo, desgravaciones fiscales, apuesta por las infraestructuras; la creación de un consorcio público-privado para el fomento del comercio exterior; y por último, la retención del talento gracias a un plan Universidad-Empresa DE VERDAD, con mayúsculas. Para ello es necesaria, por supuesto, la apuesta por la digitalización y qué decir de la innovación. Para Bodegas Familiares Matarromera este último valor ha sido clave y nuestra inversión nos ha permitido desarrollar, en los últimos años, alrededor de un centenar de proyectos de innovación y alcanzar 14 patentes.

Alusión, también, a la colaboración intersectorial. Es lo que hemos perseguido con nuestra campaña #RestaurandoLaVida, dirigida a la hostelería y que abarca cinco objetivos: La entrega de packs de producto; facilidades de financiación; desarrollo tecnológico gracias al desarrollo de sus cartas de vinos digitales; promoción y difusión de la cultura del vino, y un plan de incentivos y promociones para el consumidor final. Creemos que la mejor ayuda que podemos tener en estos momentos con quienes forman la columna vertebral de nuestro negocio; desde los distribuidores, restauradores, vinotecas y establecimientos especializados, es ayudar a que todo este proceso vuelva a fluir de la mejor manera posible apoyando a cada uno de los elementos de la cadena de valor. En situaciones extraordinarias debemos actuar con medidas extraordinarias, y ahora más que nunca, es el momento de demostrar nuestro total compromiso.

Hablando de compromiso, he finalizado mi intervención con una palabra clave para nuestra compañía y para las empresas que queremos liderar el futuro: Sostenibilidad. En nuestro caso, se trata de mucho más que una palabra con un significado. Es una actitud. Y reitero lo que he comentado al comienzo de este texto: Será la actitud del empresariado la que nos sacará de esta crisis. Valorémoslo.

Imagen: David Mudarra