ACOMPÁÑAME

Nuestra lucha contra el cambio climático

La evolución de los datos sobre las emisiones de CO2, así como la calidad del aire que respiramos, han posibilitado que la comunidad científica (no sin polémica) concluyera la existencia de un cambio climático. El cambio climático es irreversible. Las consecuencias para la salud del hombre y la propia biosfera pueden ser devastadoras. El esfuerzo empresarial para articular proyectos contra el aumento de la temperatura en el planeta es más que necesario. Ahora se empieza a tomar conciencia, pero nosotros ya introdujimos este concepto en la compañía a principios de los 90. Entonces ya nos preocupó el consumo de energía y comenzamos a aplicar energías renovables; fuimos los primeros en instalar sistemas de producción fotovoltaica en autónomo; el primer cálculo de la huella de carbono de un producto en España fue de uno de nuestros vinos… Pero lo más importante es que esta filosofía no es marketing, de verdad creemos en ello y así lo dejamos patente en el 18 Foro que celebró Empresa Familiar sobre cambio climático, la semana pasada en Andorra. Allí tuvimos ocasión de presentar algunas de las medidas de nuestro plan Matarromera Sostenible en Planeta Tierra, Objetivo 2030. Para entonces nuestro consumo de energía será 100% procedente de renovables; conseguiremos minimizar nuestra huella de carbono un 30%; habremos obtenido el certificado de residuo cero o la utilización del papel se habrá reducido más de un 40%. Medidas cuantitativas para ‘arrimar’ el hombre a un problema ya irreversible.

 

 

 

 

Un maridaje disruptivo

El maridaje es parte de una experiencia y la presentación de mis vinos de finca junto al chef Peña, de Sibaritas Klub, ha sido una de las más memorables. Los platos, los vinos y el contexto estuvieron a la altura. Lograron despertar los sentidos de todos los que estábamos. Y la suma de todas estas sensaciones es la que convirtió el evento en un rotundo éxito. Gracias Javier por tu energía, tu saber hacer y tu actitud. Juntos hemos buscado lo extremo y los mejores maridajes son aquellos en los que los dos elementos, comida y vino, contrastan en sabor. ‘De una galaxia muy muy lejana’, ‘Late que late’, ‘Galifornia’ o ‘La Mujer de Verde’… Siempre recordaré el nombre de estos platos que acompañaron a mis vinos más personales en su puesta de largo. Mis vinos de finca son aquellos que cuido más de cerca y para los que elijo, de forma personal, los mejores pagos que tenemos en Ribera, Rueda, Cigales, Rioja, Toro y Ribeiro. Se trata de un viaje enológico con las uvas más especiales de las seis denominaciones de Origen en las que estamos presentes. Las combinaciones de maridaje son infinitas. Buscar antagonismos es a priori más complicado, pero mucho más experiencial.

Protagonistas en la presentación de la Guía Michelín de Polonia 2020

Una vez más, nuestros vinos hacen historia y conquistan Europa. Finca San Cibrao (D.O. Ribeiro); CM Prestigio (DOCa Rioja) y Matarromera Prestigio (DO Ribera del Duero) han sido los vinos que han protagonizado esta semana la presentación de la Guía Michelín 2020 de Polonia. Ha sido un verdadero honor formar parte de este evento junto a grandes amigos como Maciej Dobrzyniecki, presidente de la Academia de Gastronomía de Polonia, celebrado en las ciudades de Varsovia y Cracovia. Que Cracovia es una ciudad plagada de historia y determinante para el futuro del país no es ningún secreto. Su espíritu se refleja en su cultura pero, por supuesto, en su patrimonio gastronómico que combina excelente producto y mejores recetas. Es el caso del Restaurante Amaro en la ciudad de Varsovia cuyo promotor, a la izquierda de esta foto, se ha alzado con una Estrella Michelín. Gracias a éste y otros proyectos, Cracovia se ha hecho acreedora del recién estrenado título de Capital Europea de la Cultura Gastronómica 2019. Un nuevo reconocimiento continental que, realmente, esta ciudad se tiene muy merecido y donde tenemos la suerte de estar presentes con nuestros vinos.

El programa Aquí La Tierra hoy brinda sin alcohol

El programa de TVE, Aquí La Tierra, emite esta tarde un reportaje sobre nuestro pionero y visionario proyecto del vino sin alcohol. Sus cámaras han grabado nuestra planta de deconstrucción molecular, una de las más punteras y grandes del mundo. Sobre el vino sin alcohol todavía hay prejuicios en nuestro país, frente a otros lugares como Estados Unidos o norte de Europa. Lo primero que piensa el consumidor habitual es que al quitarle el alcohol aquello ya no es vino, que no tiene aromas ni cuerpo. Pero cuando lo prueba se sorprende. No se puede pretender que sea exactamente igual que el vino con alcohol, pues se trata de un producto diferente, igual que una cerveza o una sidra sin alcohol. Sin embargo, los paneles de gusto y conocimiento que hacemos regularmente con consumidores son cada vez más positivos. Incluso, hemos hecho la prueba de incluirlo en algunas catas y resulta que gran parte de las personas que han participado no han sido capaces de detectar que se trata de un vino sin alcohol. Su proceso de elaboración comienza en el propio viñedo donde también han estado las cámaras de TVE. No te pierdas esta tarde el programa, a partir de las 20,30 horas, y conoce nuestra alternativa saludable para todos aquellos que no puedan o no quieran tomar alcohol.

El Casino de Madrid acoge mi proyecto más personal

Dentro del ciclo de catas del Casino de Madrid, esta semana presenté a sus socios mi proyecto más personal. Se trata de aquellos vinos especiales que elaboro, desde hace décadas, bajo mi marca. Son esos vinos que reflejan mi compromiso con la excelencia enológica y mi pasión por el terruño. El proceso de creación de estos vinos empieza eligiendo una viña que, por algún motivo, es especial. Estos vinos proceden de fincas excepcionales, que aportan a los vinos una singularidad única. El primero de ellos fue el Carlos Moro Finca Las Marcas, de la Denominación de Origen Rueda, un verdejo fermentado en barrica de una finca de suelo arenoso en Villalba de Adaja (Valladolid). Fue uno de los vinos que más gustó a casi todos los asistentes, entre ellos, invitados relacionados con el sector de la gastronomía y del vino. Allí estaba mi querida amiga María Isabel Mijares, quien reveló a los asistentes la gran anécdota de Bodega Matarromera. La periodista contó con todo lujo de detalles la llamada que me realizó en 1995 para anunciarme que Matarromera había sido galardonado como Mejor Vino del Mundo. «Carlos Moro no era consciente entonces de lo que aquello suponía para España y para el futuro de su empresa», reconoció. Los invitados tuvieron ocasión, también, de degustar uno de los tintos más exclusivos de nuestra bodega de La Rioja, el proyecto que lleva mi nombre. Se trata del CM, un vino exquisito con una potencia y complejidad inusual, pero que a la vez posee una finura y una elegancia en nariz que lo convierten en una auténtica joya. En la cata participaron más de un centenar de socios a quienes agradezco desde aquí su asistencia y la acogida que me brindaron.