ACOMPÁÑAME

El potencial de Castilla y León

Soy un hombre optimista por naturaleza y esta actitud, afortunadamente, no se ha visto trastocada por la adversidad de los últimos meses. Es más, considero que los posibles temores forman ya parte del pasado y que la recuperación a todos los niveles, sobre todo, en el plano económico seguirá siendo positiva. Dicho esto, la jornada que celebramos ayer desde la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD), que tengo el honor de presidir en Castilla y León, me sirvió personalmente para reforzar mis positivas expectativas de cara al futuro más próximo. Por varios motivos: El primero de ellos, por la fortaleza y calidad a todos los niveles de las empresas de nuestra Comunidad, en especial, del sector agroalimentario. Como decía mi colega Pedro Ruiz Aragoneses, presidente de Vitartis y CEO de Alma Carraovejas, las empresas agroalimentarias hemos sido capaces de responder ante una situación desconocida; hemos encabezado la liga de las denominadas empresas esenciales; nos hemos dado cuenta de la importancia de la alimentación en nuestras vidas; y hemos demostrado que somos el sector estratégico de nuestra Comunidad Autónoma.

Agroalimentación y logística fueron los dos temas vertebradores de la enriquecedora jornada que celebramos gracias a la colaboración de Mapfre. La primera presencial, por fin, y en la que tuvimos el inmenso placer de contar con la participación del director general de Industria y Pyme del Ministerio de Industria y Comercio, Galo Gutiérrez, quien destacó que el Gobierno espera aprobar en otoño, el Proyecto Estratégico de Reforma y Transformación Económica (PERTE) relativo al sector, para que lleguen cuando antes los fondos europeos de recuperación. Su intervención arrojó algo más de luz sobre los planes del Gobierno y, desde mi punto de vista, es imprescindible que la agroalimentación y la logística sepan rentabilizar estos fondos procedentes desde Europa y sepan enlazar temas tan importantes como la demografía y la sostenibilidad.

Este Plan de Recuperación de Europa es clave y sumamente importante. Es la primera vez que un proyecto de estas características, 70.000 millones de euros, no se nutre de los presupuestos de los países. Galo Gutiérrez mencionó cuatro vectores a la hora de referirse a dicho plan que me parecen cruciales para la viabilidad y futuro de nuestras empresas: Transición verde; transformación digital; cohesión territorial, y cohesión de género. Son cuatro de los ejes que en mis empresas vengo trabajando desde prácticamente el primer día, con el reto que supone desarrollar la actividad empresarial en núcleos rurales. En este sentido, se habló de que el futuro de Castilla y León pasa por tres ejes horizontales que nos afectan a todos como son la sostenibilidad, la digitalización y la mejora de rendimientos de las empresas. Pues bien, es clave, tal y como comentó también Ruiz Aragoneses, la extensión de la banda ancha a los núcleos rurales para poder seguir desarrollando la digitalización de las empresas en nuestros pueblos.

En Castilla y León tenemos muchas posibilidades, pero hay que trabajarlas. Se necesita de la colaboración público-privada, a la que se refirió también el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, a quien agradezco personalmente su participación en la jornada. Anunció que se están intensificando los encuentros con diferentes empresas para implicarlas en el futuro Parque Logístico Agroalimentario, además de insistir en que se trata de un proyecto de carácter nacional por su posición estratégica. También, reconoció que es plenamente consciente de que el éxito de esta iniciativa pasa porque las instituciones y el mundo de la empresa compartamos objetivos y caminemos en la misma dirección.

Desde luego la colaboración desde APD es plena y desde ya nos ponemos a disposición de las instituciones. APD es una Asociación con enorme solera, de la que forman parte unas 3.500 empresas más importantes de España. Se creó en 1956 con el objetivo de colaborar con el desarrollo de las empresas, a través del desarrollo de sus directivos. A lo largo de estos años, APD ha utilizado distintas herramientas para alcanzar su objetivo fundacional, convirtiéndose en un prestigioso foro de debate y de relaciones a nivel nacional. APD es una entidad privada e independiente, sin ánimo de lucro, de ámbito internacional, cuya misión es impulsar y actualizar la formación y la información de los directivos de empresas y de los empresarios a través de actividades de difusión del conocimiento, capacitación y mejora profesional. APD favorece el debate, el intercambio de experiencias y de ideas, desde el más absoluto respeto a la diversidad y a las opiniones de todos, no tomando partido por ninguna de ellas.

Para mi es un orgullo ser su presidente en una comunidad como Castilla y León. ¡Seguimos trabajando! No hay tiempo que perder.

Matarromera Esencia, sabiduría enológica

«Matarromera Esencia es sinónimo de sabiduría enológica». De esta forma define mi gran amiga y prescriptora Deby Beard nuestro Matarromera Esencia, vino que catamos hace unos días para la Sociedad Estadounidense de México (The American Society), organización fundada para fortalecer los lazos entre México y Estados Unidos. Para quien no la conozca, Deby es todo un icono de estilo y modelo a seguir en el mundo del vino y del arte del buen vivir. Reconocida empresaria, es una de las figuras que más impulsa la cultura del vino en México por sus múltiples colaboraciones en radio, televisión y otros canales, además de su enorme influencia en redes sociales. Es respetada periodista y líder de opinión en diversos medios y plataformas.

En su último programa Vinos y Destinos, tuve la gran suerte de contarle nuestro proyecto de Matarromera Esencia mientras catábamos esta nueva referencia que ha puesto el broche a un largo y estudiado proceso de transformación de nuestra emblemática Bodega Matarromera. Esencia no es un vino más, es un ensamblaje de las mejores añadas históricas que se funden y demuestran la potencialidad de nuestros viñedos situados en la Ribera del Duero, una zona que Deby conoce muy bien. Te invito a que sigas toda la entrevista en el siguiente link:

American Society of Mexico – Vinos y Destinos con Deby Beard, Grupo Matarromera | Facebook

Aunque de forma virtual, viajamos con Deby a la DO Ribeiro para catar y charlar sobre uno de nuestros últimos vinos Casar de Vide, un proyecto que protagonizó también hace unos días el espacio ‘Vino en Español’ de Club House dirigido por el winemaker de Viñacosteira, Manuel Castro, en el que participó también mi gran amigo y compañero Carlos Alberte.

Fruto de nuestra apuesta por la innovación y la comunicación, las redes sociales son una de nuestras herramientas de trabajo indispensables.  Las redes sociales primero nos conquistaron con el texto (Facebook, Twitter) y luego lo hicieron con las imágenes y los vídeos (Instagram y TikTok). La nueva y sorprendente red social llamada Clubhouse se centra en el audio. La plataforma ha logrado captar ya a más de un millón de usuarios en menos de un año, y lo ha hecho solo haciendo uso de sus voces, porque en Clubhouse la conversación está dominada por mensajes de voz de sus usuarios. Una suerte de club sonoro selecto y virtual en cuyas salas –rooms, así se llaman los espacios de reunión, tienen lugar las conversaciones más fascinantes e interesantes del momento. Junto a él y a otros participantes, descubrimos el sabor de Galicia, tierra a la que visité este fin de semana con motivo de la 58 Feira do Viño DO Ribeiro. Por razones de seguridad, este año la convocatoria se ha celebrado en un formato híbrido -virtual y presencial-, gracias, una vez más, a las nuevas tecnologías.

Desde aquí, mi agradecimiento también a los anfitriones del evento, la alcaldesa de Ribadavia, Noelia Rodríguez, y el presidente del Consello Regulador, Juan Casares por su acogida y apuesta por los vinos de Ribeiro. Espero que los asistentes disfrutaran tanto como nosotros al elaborar y presentar nuestro Casar de Vide.

COOL Lifestyle, una visita motivadora

Siempre ha sido un placer para mi recibir visitas en nuestras bodegas. Me encanta verlas llenas de vida, de amantes del vino que vienen a disfrutar no sólo de nuestros excelentes vinos, también de nuestra historia, de nuestra cultura y paisaje y de nuestra gastronomía. Con esa idea abrimos las puertas de Bodega Matarromera desde el primer día, una filosofía que compartimos con el medio COOL, cuyo objetivo es hacer que todos los lectores soñemos, deseemos, nos inspiremos, aprendamos, descubramos o simplemente nos entretengamos. Hace unos días tuve la suerte de conocerles en primera persona gracias a su visita a la recientemente renovada Bodega Matarromera y, además, de derrochar profesionalidad por todos los lados, puedo asegurar que son pura motivación.

Espero que disfrutéis de esta entrevista tanto como yo. Quienes me conocen sabrán que me hicieron sentir muy cómodo.

El vino y otros imprescindibles en mi vida

Por mi propia vocación personal y profesional siempre he sido muy activo, curioso y amante de la investigación y de compartir los trabajos y el conocimiento con la sociedad. Por este motivo he ido cultivando una faceta como divulgador escribiendo y publicando numerosos libros, guías, artículos de opinión y científicos. La lectura y la escritura son también imprescindibles en mi vida y el 23 de abril, Día Internacional del Libro, es una fecha marcada en mi calendario.

Trabajando para el Ministerio de Agricultura y la recién constituida Federación de Industrias de la Alimentación y las Bebidas, escribí la Primera Guía de Quesos de Castilla y León, publicada por Editorial Agrícola. Desde siempre he sido incapaz de estar en una sola cosa a la vez, así que me convertí en un auténtico experto de este maravilloso producto, no sólo de la Comunidad, sino a nivel nacional. Fui a muchas ferias de quesos y escribí, abundando en esta faceta de escritor y por encargo de la revista de mi apreciado amigo Paco López Conil, ‘Gourmet’, la primera Guía de Quesos de España.

También trabajé para el Ministerio de Industria. En aquella época, por ejemplo, informaba de todo lo que iba a la Comisión Delegada para Asuntos Económicos y al Consejo de Ministros que tenía que ver con tecnología y defensa. Allí tuve la oportunidad de liderar el proceso de modernización del sector aeronáutico de poder implantar uno de los planes de I+D más exitosos de la Administración de España y que más benefició al sector industrial. De esta etapa también firmé varios artículos.

Por mi intuición y carácter no suelo conformarme con lo que hay, sino que siempre busco ir un poco más allá, un paso (o dos) más lejos, y contribuir a hacer un mundo y una sociedad mejor. Como lector, ya serás conocedor de que la innovación es una de mis principales señas de identidad, también, en la empresa. Bodegas Familiares Matarromera cuenta con un departamento especializado desde el año 2000, que ha desarrollado hasta la fecha más de un centenar de proyectos de I+D+i oficiales, en colaboración con universidades y centros de investigación de diferentes lugares del mundo. Esta firme apuesta nos ha permitido registrar hasta 13 patentes distintas y la publicación de numerosos artículos científicos.

Pero hay también algunos libros que me hacen especial ilusión recordar y compartir con motivo del Día del Libro. Uno de ellos se titula ‘Casa Señorial de Olivares de Duero. Bodega Renacimiento‘. Escrito por el historiador Jesús María Pelayo y revisado por el prestigioso historiador Julio Valdeón, narra la preciosa historia de esta casa familiar que además acoge desde hace décadas la Bodega Renacimiento donde elaboramos nuestro querido RENTO. El hecho de que mi madre escribiera el prólogo del libro fue y sigue siendo un motivo de enorme orgullo para mí.

Cabe destacar también ‘Matarromera 25 aniversario‘, editado con motivo de las bodas de plata de la Bodega y redactado junto a mi añorado amigo Enrique Beotas y Sergio Casquet, en el que repasamos nuestra trayectoria con unos textos y fotos sensacionales.

Especial mención para mi último libro hasta la fecha, ‘Pasión por la Tierra, Pasión por la empresa‘, donde cuento mi experiencia como emprendedor y nuestra historia como empresa. Porque cada aventura es única e irrepetible, pero es sensato aprovechar las enseñanzas de otros que ya recorrieron buena parte del camino. La mía es una historia arriesgada, como debe serlo todo viaje que se precie, pero apasionante y enriquecedora, tanto en los aciertos como en los errores; tanto en los éxitos, que no han sido pocos, como en los fracasos, que alguno también ha habido.

¡Feliz Día del Libro!

Una Cita con Rento

La Ribera del Duero tiene mil caras, un millón de rostros, infinitas almas. Pero un solo espíritu que lo mueve todo: el #EspírituRibera. Bajo esta premisa, el Consejo de la Ribera del Duero lanzó hace ya unos meses la campaña ‘Una Cita con Ribera’, de la que ha formado parte Bodega Renacimiento, nuestra Bodega situada en Olivares de Duero. Con esta iniciativa proponen un viaje por cada rincón de la Denominación de Origen, una conversación con sus protagonistas. Descubrir los secretos de cada bodega, adentrarse en su historia y compartir hitos, anécdotas, recuerdos… y brindis. Esta serie de entrevistas semanales suponen una oportunidad para conversar, aprender y descubrir los grandes secretos de la #RiberadelDuero.

Terminaba el verano de 2020 cuando recibimos al maravilloso y profesional equipo de comunicación del Consejo en nuestra Bodega Renacimiento. Para quien no la conozca, se trata de mi bodega más personal. Mi familia se la adquirió a los jesuitas, junto con varios viñedos de la zona, hace más de doscientos años. En esta casa, viví con mis padres durante los últimos años de sus vidas y ahora paso gran parte del año con mi mujer.

Bodega Renacimiento no es un edificio cualquiera, sino una casa noble del siglo XVI que mandó construir el marqués de Olivares y que posteriormente fue casa de labor de los jesuitas. Fue en el año 2000 cuando, en una anexo de la casa, creé Bodega Renacimiento. El vino resultante se llama Rento, acrónimo de Renacimiento, y antigua palabra castellana que se aplicaba a las rentas pagadas por los cultivos de viñedos al señor de Olivares o a los jesuitas.

En nuestro jardín habilitamos una mesa, abrimos una botella de Rento y les conté como con 16 años me embarqué en un viaje a Francia, a Burdeos, para saciar mi curiosidad innata por el vino y su universo. Llegué en tren a Burdeos y allí compré una botella de vino, algo especial, que decidí guardar para una ocasión que mereciera un brindis de esa categoría. Los años, los viajes y las mudanzas hicieron que perdiera de vista esa botella. Pero nunca renuncié sin embargo a encontrar un vino personal, excelente, con complejidad y cuyo disfrute hiciera de un día cualquiera un día especial.  Tal vez fue ese anhelo el que me llevó, en el año 2000, a fundar Bodega Renacimiento. El proyecto nació para ser único y crear un vino de la máxima calidad acorde con la historia y el tiempo Espero que disfrutes de esta entrevista.