Aprender del consumidor

Dice Adela Pereira que le contagié, durante nuestra entrevista, optimismo y entusiasmo con mi visión sobre el pasado, presente y futuro del vino y el enoturismo para un nuevo capítulo de su podcast. Gracias Adela por tu amabilidad y, sobre todo, por dar voz desde este maravilloso espacio a expertos del mundo del negocio del vino, las bodegas y el enoturismo.

Precisamente al enoturismo le dedicamos gran parte de la conversación, área al que Adela dedica desde hace tiempo todos sus conocimientos y experiencia. Sin ánimo de desgranar en este texto una conversación que merece ser escuchada, adelanto a mi lector una de las claves que compartí con esta riojana y marketiniana, a partes iguales.

Tengo mi despacho en Bodega Emina en la Ribera del Duero, donde trabajamos gran parte del equipo de Bodegas Familiares Matarromera y desde donde realicé esta entrevista. Desde aquí, diviso el río Duero a su paso por el monasterio de Santa María de Valbuena. No es una vista casual, como nada en esta empresa, pues yo mismo diseñé este edificio para que, además de ser funcional, estuviera plenamente integrado en esta tierra. En mi último libro Pasión por la tierra, pasión por la empresa, le dedico a este interesante proyecto un capítulo aparte. El resultado fue no sólo el primer Centro Integrado de Desarrollo Sostenible del sector, sino un complejo con un Museo del Vino Emina, convertido en un referente para el enoturismo de la zona. Pero lo importante es no sólo tener las mejores instalaciones, sino hacerlas accesibles a los visitantes y fomentar así la cultura del vino.

Y no sólo eso. Como le contaba a Adela, una de las cosas que más me gusta de tener allí mi despacho es que puedo bajar a nuestra tienda física para atender yo mismo a nuestros turistas. Me encanta escucharles porque siempre nos enseñan. Por eso trato de involucrar a todo nuestro equipo a la actividad enoturística. Incluido el maravilloso equipo de enólogos con el que contamos en la compañía. ¡Qué importante y necesario es conocer las opiniones de quienes nos siguen y disfrutan con nuestros vinos! Por suerte hoy contamos, además, con otras herramientas como las visitas personalizadas, encuestas de satisfacción, contacto permanente online… Herramientas que en Bodegas Familiares Matarromera hemos actualizado y mejorado dada la situación en la que vivimos, para permanecer del lado de nuestros amantes del vino. Buen ejemplo de ello son nuestras visitas virtuales casi reales a las Bodegas Matarromera y Emina, guiadas y con degustación de algunos de nuestros vinos más icónicos para disfrutar desde casa, de forma segura, con nuestra familia y amigos. Desde aquí les invito a disfrutar de estas experiencias y, por supuesto, de la entrevista.